martes, 15 de agosto de 2017

Asunta al cielo

Al contemplar a María en su Asunción, la Iglesias celebra a la Mujer que tuvo “parte con Jesús” hasta el fin. “Era necesario que la madre de la Vida tuviese parte en la morada de la Vida”, dice Germán de Constantinopla. La expresión “tener parte con” evoca una relación de afinidad, de proximidad, de cercana familiaridad: la encontramos en el diálogo de Jesús con Pedro durante el lavatorio de los pies: “Si no te lavo los pies, no tienes parte conmigo”, es decir, no participas de mi vida, no estás en comunión con mis opciones, con mi manera de ver y de vivir la vida.  En la primera carta a los corintios vuelve a aparecer aunque con un término diferente: “Fiel es Dios por quien han sido llamados a la koinonía (la comunión, la identificación…) con su Hijo Jesucristo (1 Co 1).
Esta manera de expresar los vínculos que se crean entre personas y que les hacen compartir la misma suerte y el mismo destino, puede servirnos hoy para adentrarnos un poco más en el misterio de la Asunción.
No olvidemos que de “las cosas de Dios” (como de tantas cosas humanas…), sólo podemos hablar con metáforas, con imágenes, con torpes aproximaciones y tanteos; y por eso, al decir “asunción”, queremos referirnos al resultado final, al momento definitivo, a la culminación de un proceso. Pero la meta supone siempre un camino, el fruto ha tenido una larga maduración en el árbol, la piedra preciosa ha cristalizado lentamente durante miles de años en la hondura de la roca.
Por eso la asunción de María nos invita, no sólo a alegrarnos de que sea ella la primera en “tener parte” en la gloria con su hijo resucitado y adelantar la fiesta en que todo el cosmos será también transfigurado al concluir su impulso ascensional, es también una invitación a fijar la mirada en el proceso que la llevó hasta ahí, en el recorrido a través del cual una mujer de las nuestras fue teniendo parte, de una manera gradual y cada vez más intensa, en la suerte de Jesús.
Podemos emplear para ello la táctica del pintor de iconos que pintaba la Navidad de una manera muy particular.
Así nosotros, al mirar a María en su Asunción, estamos llamados a mirarla en las etapas aún oscuras en las que se fue estando su koinonía, su comunidad de vida con Jesús. A lo largo de todas ellas la mejor discípula fue aprendiendo a entender lo que era el Reino y a apasionarse por él y, como buena tierra, fue acogiendo la semilla y dejándola germinar en su interior hasta dar el ciento por uno.
“Tener parte” con Jesús supuso para ella todo un trabajo de confrontación entre la vida extraña de su hijo y la Palabra que ella escuchaba en su corazón.
“Tener parte” con él significó ir encajando lentamente tantas cosas incomprensibles: un nacimiento en la intemperie, una infancia y juventud escondidas, los comienzos de una predicación insólita, las sanaciones, los enfrentamientos, el entusiasmo incondicional de sus seguidores, el torbellino de odio de sus detractores que lo arrastraría hasta la muerte.
“Tener parte” con él debió suponer el ir descubriendo, con asombro, que si hijo no le pertenecía a ella sino al Padre del cielo y a sus cosas; y que su madre y hermanos eran también todos los que se apiñaban para escucharlo.
“Tener parte” con él tuvo que incluir el ir acostumbrándose a sus preferencias tan provocativas, a su radicalidad tan extrema, a sus promesas atrevidas, a su amor desmesurado hasta el fin.
Jesús y el reino fueron “asumiendo” a María poco a poco a lo largo de su vida entera; y lo que hoy celebramos es el éxito final de una obra a la que ella consintió, colaboro y se entregó en plenitud.
Con palabras de otro Padre de la Iglesia podemos proclamar:
“Vengan ángeles a la fiesta,
preparémonos para la danza
y para hacer resonar de cánticos la Iglesia,
con ocasión del ascenso del arca de Dios.
El cielo abre hoy de par en par su seno
para recibir a la que
ha engendrado al inmenso;
la tierra, al recibir la fuente de la vida,
se cubre de bendición y belleza.
Los ángeles forman
un coro con los apóstoles
y miran con reverencia a la madre
del rey de la vida
que pasa de una vida a otra.
Postrémonos todos delante
de ella y roguemos:
Reina, no olvides a quien está unido a ti
por parentesco y festeja con fe
tu santa dormición.”
                                                                        Teófanes de Jerusalén



DOLORES ALEIXANDRE, rscj, Hacerse discípulos una atracción del Padre, Ed Claretiana 2007, pp 123-126

lunes, 17 de julio de 2017

Camino Carboniano

PRIMER  MOMENTO. LA FAMILIA CARBONI


Rodolfo Carboni nació en el seno de una familia trabajadora.
Su padre  Luis Carboni, entrerriano, proveniente de una familia italiana, que se estableció en la ciudad de Gualeguay; su madre María Venturini, natural de Capital Federal, cuya familia era de Rosario del Tala. Contraen matrimonio religioso, en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, de Rosario del Tala, Entre Ríos, el 19 de agosto de 1886.  Luis y María seguramente habrían soñado su hogar como muchas familias argentinas, trabajadoras y sencillas. Una familia como tantas de fines del siglo XIX y principios del XX, que buscaban discretamente progresar y dar a sus hijos una buena instrucción.
Rodolfo nace en Buenos Aires el 17 de noviembre de 1896, viviendo luego en Rosario del Tala (Entre Ríos). Fue bautizado el 7 de marzo de 1898, en la Parroquia Ntra. Sra. Del Rosario, de la ciudad antes mencionada,  según consta en  el Acta de Bautismo. Era el cuarto cuarto de 7  hijos: María del Rosario, José, Virgilio, Rodolfo, Armanda, Alberto, Delia.
Sus padres establecen la familia en Buenos Aires, frecuentando Rosario del Tala muy a menudo.
Su padre era ferroviario, actividad ésta que llevó a la familia a vivir algunos traslados, desarraigos y adaptaciones.
 No contamos con demasiados datos acerca de su infancia; sin embargo podemos deducir conociendo años después su personalidad, que seguramente se trató de un niño vivaz, inteligente, escudriñador; de mirada directa, leal en sus actitudes, y con una franqueza que lo distinguiría.
La cotidianidad de la vida familiar seguramente alimentó su corazón ardoroso y apasionado, forjando su personalidad en lo natural de una vida sencilla.
Termina la Escuela Primaria a la edad de 12 años, el 30 de noviembre de 1908, en la Escuela Número 10 del C.E. 2, dependiente del Consejo Nacional de Educación. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: Lc 2,39-40

Qué  valores nos ayudan a vivir la fraternidad en nuestros grupos y comunidades
 
Oración comunitaria
Señor de la vida escúchanos

  • Por las familias, especialmente por aquellas más necesitadas.
  • Por las familias que emigran de otros países.
  •  Por los niños abandonados y en situación de calle.



Gesto
Visitar a las familias, recordando las palabras de Lucía Gil Elizalde: “Como María llenémonos de Dios para visitar a nuestros hermanos. María es el modelo de toda visita cristiana.”


SEGUNDO MOMENTO – CONVERSIÓN DEL JOVEN RODOLFO

Cuando contaba con alrededor de 17 años, le ocurre a Rodolfo un hecho significativo: Seguramente fue en una charla de amigos; un comentario; un “por qué no venís”; una invitación hecha al salir del Colegio; mientras estudiaba; o en alguna esquina del Barrio. En una de esas conversaciones juveniles  que aparentemente no traen mucho, pero que están destinadas a marcar un antes y un después en las vidas de las personas.

Fue un amigo que invitó a Rodolfo a frecuentar la Parroquia de la Inmaculada Concepción, a la cual pertenecía. Pronto el Evangelio empezó a cautivar su corazón y a tocar las fibras más hondas de su ser. La persona de Jesús se le fue revelando con tal fuerza que fue para el joven Rodolfo un polo de atracción fascinante. Es así como deseó unirse a Cristo y a los 17 años hacer su Primera Comunión.
La hoguera estaba encendida; sus llamaradas ardían y se levantaban dentro de este corazón, que en la Buena Noticia de Jesús, encontraba el sentido de su vida.
Las verdades evangélicas se le presentaban como una propuesta vivificante, iluminadora y totalizante; ser apóstol de estas verdades era ahora su cometido. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: Jn 1,43-49
 
Qué  notas de este Carisma Sacerdotal y Mariano nos ayudan a Seguir a Jesús, desde un Amor totalizante,  que da sentido a nuestras vidas. 

Oración comunitaria:

Que tu Amor Señor nos envuelva:
  • Para descubrir tu paso en nuestras vidas
  • Para dejarnos conmover por el rostro del hermano y de la hermana
  • Para sentir tu fidelidad y responderte con la nuestra


Gesto
Escribir esas notas que nos ayudan y ponerlas en un lugar visible de nuestra casa.

TERCER MOMENTO – SU COMPROMISO LAICAL

El Padre Serafín Protin, religioso asuncionista llevado por su celo y por su carisma congregacional atrae a jóvenes a quienes nucleará en reuniones de formación cristiana. Entre ellos se encuentra Rodolfo Carboni que toma contacto con la Familia Asuncionista hacia los años 1915 y 1916 cuando contaba alrededor de 20 años
En lo profesional, Rodolfo  elige la carrera de Abogado donde poder llevar adelante sus sueños y sobre todo aquel acento tan propio de su personalidad: buscar la verdad, decir la verdad, defender la verdad. Se inscribió entonces en la  Carrera de Derecho en la Universidad de Buenos Aires.
Como joven universitario ingresa en el Movimiento Social Cristiano, de la Liga Demócrata Cristiana, que lleva la impronta del Padre Grote con una relevante acción social. Allí en los centros de estudio recibirá una formación sistemática semanal, que comprendía la asistencia a reuniones, debates; estudio sistemático de los documentos del Magisterio y la difusión de ese estudio a través de la palabra oral y escrita. La actividad de Rodolfo por ese entonces estará ligada a ayudar a la formación de Sindicatos y a ser orador en las Conferencias Populares que tenían por objeto una defensa apologética de la Iglesia e irradiar el Mensaje Social Cristiano Todas estas experiencias van forjando una personalidad polifacética, dinámica, comunicadora. Le interesa la realidad en que vive, los desafíos de la época; comprende que el Evangelio y la religión no son ámbitos que se reducen  a lo estrictamente personal y privado. Y sobre todo es de destacar su entusiasmo; su inquebrantable entusiasmo; esa conciencia clara de ser un hijo amado de Dios, un cristiano, un misionero. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: Mt 28,16-20

Reflexionar sobre nuestra inserción en los campos sociales, pastorales, eclesiales en orden a profundizar nuestra presencia y misión.

Oración comunitaria

Señor enséñanos a amar la  verdad y a expresarnos con valentía

  • Señor enséñanos a construir lazos de comunión en nuestra familia, comunidad, en el trabajo y en nuestra Patria. Oremos.
  •  Señor que sepamos involucrarnos como ciudadanos, para construir entre todos una Patria de hermanos. Oremos
  •  Señor que seamos conscientes de nuestra misión, para responder a cada desafío. Oremos.


Gesto
Tendremos un gesto, una palabra, una acción en los que se exprese mi corazón de discípulo-misionero en el lugar donde se desarrolla mi vida.


CUARTO MOMENTO – VOCACIÓN SACERDOTAL

Rodolfo, joven de un intelecto vivaz y escudriñador, posee por sobre todo un corazón apasionado, ardoroso, con capacidad para conmoverse, y de una sensibilidad “amorosamente” varonil.
Rodolfo, universitario, está en esa edad propia donde se busca vivir de grandes amores; donde se desea encontrar un rostro; escuchar una voz; reposar en otro; vivir de una intimidad fecunda; abrirse y prodigarse sin retaceos, sin mezquindades, ni miedos.
Y desde esta realidad comienza a descubrirse en su conciencia un rostro, unos ojos. ALGUIEN lo atrae irresistiblemente; ALGUIEN lo seduce; lo busca; pronuncia su nombre; ALGUIEN lo enamora, y no hay rincón en su persona en que no se escuche  el eco de esa voz.
Es la presencia de CRISTO que ha puesto sus ojos en este muchacho inquieto. Es Jesús de Nazareth, el Resucitado, que lo invita también a él, como lo hizo en la lejana Galilea, a echar las redes en otros mares.
Entonces surge en Rodolfo aquella pregunta secreta, honda, trascendente; una pregunta que lo hará vibrar, cuestionarse; una pregunta que se impone audaz y provocadora.
¿Por qué no entregar mi vida totalmente a Jesús; por qué no seguirlo para siempre, llevando el Evangelio a todas partes? ¿Por qué no renunciar a todo, dejarlo todo por Cristo y la Buena Noticia?Y acepta el reto; apasionado por Jesús pronuncia el SI liberador, fresco y juvenil que llena su corazón. No hay barreras que puedan impedir tal decisión, ni siquiera la muerte de un hermano suyo en los momentos de su opción.
Rodolfo ha descubierto “la perla”, “el tesoro escondido”; él ya ha puesto la mano en el arado, y no mira para atrás, ni  se entretiene en el camino.
Todas sus búsquedas ya tienen una orientación, un cauce; el entusiasmo convive entonces con la paz del espíritu; el ardor con la serenidad. (Extractado de “Varón de Fuego”)
Discierne entre ser religioso o sacerdote; se decide por esto último, debido a las demoras que significaba hacer el Noviciado en la Europa de la post-guerra. La prontitud será el sello de su personalidad sacerdotal.
En 1921 ingresa en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires, a los 25 años.

Texto Bíblico: Is 6,1-8

¿Qué nos ayuda a seguir descubriendo a Jesús y Su Proyecto?  ¿Lo  vivimos como llamada – invitación?

Oración comunitaria
Señor escucha nuestra oración

  • Para que descubramos nuestra vocación de pueblo sacerdotal, misionero y oferente. Oremos.
  • Para que los sacerdotes sean en verdad pastores en medio de la gente, al modo de Jesús. Oremos.
  • Para que en comunión, laicos y sacerdotes, podamos encontrar los mejores caminos para la misión evangelizadora. Oremos.


Gesto
Buscar actitudes que ayuden a dialogar y construir comunidades laicos/as, sacerdotes, religiosos/as.




QUINTO MOMENTO – SACERDOTE EN LAS PARROQUIAS SAGRADA FAMILIA DE SAAVEDRA Y SAN LORENZO EN ALMAGRO.

Atendiendo a su espíritu inquieto e innovador se le concede la iniciación de la Parroquia de Sagrada Familia, del Barrio de Saavedra. Y aquí lo vemos a Rodolfo Carboni, que imitando la austeridad del Santo Cura de Ars, cuya vida leía y meditaba, conformarse con dos piezas, sin comodidades, en un barrio lleno de baches y lagunas.
Nada lo detiene. Sale a buscar a sus fieles; organiza procesiones; atraviesa todo el territorio de su Parroquia.
Llevado por su fuego apostólico, pone en juego su experiencia adquirida como orador en las Conferencias Populares cuando militaba en el Movimiento Social Cristiano. Es así como levanta tribunas, manifiesta abiertamente la fe junto con otros jóvenes, defiende la causa de Jesucristo frente a los ataques anticristianos. (Extractado de “Varón de Fuego”)

En 1932 y hasta 1937, el Padre Carboni es Párroco de la Parroquia San Lorenzo, en el barrio porteño de Almagro. Aquí también desarrolla una intensa actividad levantando el templo, construyendo el salón parroquial, proveyendo a la comunidad de consultorios médicos, jurídicos y farmacia, academias de corte y confección y labores.
Animó la vida cristiana con las Congregaciones Marianas para niños y jóvenes; distintas ramas de la Acción Católica, los Círculos Católicos de Obreros y constituyó la Junta Parroquial. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Textos Bíblicos: Lc 6,20-21 - 2 Tim 4,2

¿Cuáles son los lugares y situaciones marginales que nos convocan a diario y que nos encienden en la entrega, la oración  y la misión?

Oración comunitaria

Queremos servir allí, Señor
  • En medio de los más necesitados
  • Entre los rostros heridos por el alcohol, la droga y la adicción en general
  • Entre los trabajadores y trabajadoras que ganan apenas  para su sustento y entre quienes ni siquiera llegan a tenerlo.
  • En medio de las familias que luchan cada día por mantener los valores


Gesto
Salir al encuentro de estos hermanos con una actitud cordial, llena de esperanza.


SEXTO MOMENTO – SACERDOTE EN LA
PARROQUIA SANTA ROSA

A partir del 7 de julio de 1937, Rodolfo Carboni es Párroco de la Parroquia Santa Rosa de Lima hasta el 26 de julio de 1960, día de su fallecimiento.
Fueron 23 años riquísimos, colmados de la fecundidad apostólica de este Sacerdote que se dedicó con ahínco a trabajar en las insituciones parroquiales, formando también aquí las Ramas de la Acción Católica, los Círculos Católicos de Obreros, constituyendo además la Junta Parroquial. Es de destacar que en esta Parroquia, ubicada en el poblado barrio del Spinetto, el Padre dio una amplia participación a los laicos y a los jóvenes, y una delicada preocupación por los pobres lo movió también a impulsar una actividad apostólica hacia los “conventillos” que estaban dentro de la jurisdicción.
En estas acciones lo vemos adelantarse en opciones que más tarde la Iglesia va a realizar: “el protagonismo de los laicos” y “el amor privilegiado y no excluyente hacia los pobres”. (Extractado de “Varón de Fuego”)
  
Texto Bíblico: Mt 9,35-38

Reflexionar sobre la actitud oblativa en nuestra misión, en los ámbitos parroquiales, sociales, barriales.

Oración comunitaria
Recordemos en oración que:

La entrega de Jesús “es una llamada a que también sus seguidores podamos unirnos a este dinamismo de entrega, desde lo que somos y tenemos, ofreciendo nuestras vidas, con sus tiempos y esperas; nuestros cuerpos y nuestras sangres,  con lo que tienen de herencia y de proyecto, con sus vinculaciones y relaciones, con sus logros y no logros
Será entonces el nuestro un sacrificio espiritual, porque movido por el Espíritu Santo tendrá la sustancia del amor; el colorido de una oblación gratuita que dará sentido a la cotidianidad, a la historia, a nuestros quehaceres, nuestros silencios y quietudes. Una oblación por los Sacerdotes, por la Iglesia, las comunidades, el pueblo, el mundo.” (Con Corazón Sacerdotal)

Gesto
Nombrar aquellas situaciones que nos producen sufrimiento y entregarlas a Jesús.




SÉPTIMO MOMENTO -  FUNDADOR DE UNA CONGREGACIÓN

Un hombre de la talla del Padre Carboni no podía dejar de crear algo nuevo; algo inédito tenía que salir del espíritu inquieto de este sacerdote.
La realidad y las necesidades lo conmueven; él es un apasionado desafiado por la Iglesia y la sociedad en que vive.
Ya en el Seminario había soñado con la creación de una Congregación Religiosa, sueño que sigue perfilándose en la Parroquia de Sagrada Familia, en el Barrio de Saavedra. Una situación de inundación lleva al Padre Carboni a pedir ayuda a las Religiosas de su Parroquia, quienes no pueden satisfacer la demanda porque “es de noche y lo prohíble la Regla”.
Desde allí aparece más clara la idea, tomando cuerpo en la Parroquia de San Lorenzo: una Congregación Religiosa Femenina estrechamente vinculada a la Parroquia y al ministerio sacerdotal, sin obras propias, porque la obra será la de la Iglesia misma. Las llama “Auxiliares Parroquiales de Santa María”.
Carboni ama a la Iglesia; siente que debe contribuir a su belleza, por ello se anima a adornarla con un carisma, una espiritualidad  que nace del Corazón Sacerdotal de Jesús; un carisma profundamente enraizado en la Encarnación de Cristo y eminentemente eclesial.
Una Espiritualidad primero vivida por él; profundizada en la oración, en la meditación y experimentada en el ardor apostólico. Una espiritualidad legada a un Instituto Religioso, que imitando el estilo de Jesús, vivirá todo en “clave sacerdotal”: rezará, ofrecerá, evangelizará, en unión a Jesús Sacerdote, tratando de experimentar sus sentimientos y actitudes; comprenderá las exigencias del ministerio sacerdotal y allí estará para colaborar con él abnegada y eficazmente; palpitará con las comunidades cristianas para que ellas vayan descubriendo que son fundamentalmente un pueblo sacerdotal, también él oferente. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: 1 Pe 2,9

Qué aspectos de vitalidad evangélica, sacerdotal y profética descubrimos en las raíces fundaciones de esta Familia Carismática

Oración comunitaria
Respondemos:
Dános Señor un corazón sensible

  • Para que nuestra memoria nos permita saborear el testimonio que nos dejara el Padre Rodolfo Carboni.
  • Para mantener viva la llama de la entrega, como nos lo enseñara la Hna. Lucía Gil Elizalde.
  • Para sentir que estamos en comunión con las Hermanas que ya están gozando con el Señor.


Gesto
Coloquemos visiblemente fotos de la Congregación, fotos con las comunidades barriales - cristianas, documentos de las APSM antiguos, otros recuerdos, que nos evoquen nuestra rica tradición.




OCTAVO MOMENTO -  RODOLFO CARBONI EN LA CÁRCEL

La voz de Carboni con su acostumbrada dignidad y autoridad se eleva en el templo; cita las Encíclicas “Rerum Novarum” y “Quadragésimo Anno” en lo que atañe a la defensa de las  agrupaciones sindicales, y deja clara su postura personal de aprecio a tales corporaciones, que él mismo defendió en su juventud, militando en la Unión Democrática Cristiana. Asimismo explica que la presencia de sacerdotes en los centros sindicales se debió a alguna bendición o rezo de responsos. 
Y entonces, en el mismo templo, se produce la agitación. Todo ya estaba preparado. Mujeres enviadas por una Unidad Política gritan “aquí se hace política”.  Señores de la CGT, presentes en la Misa, tergiversan la verdad, aludiendo de que fueron insultados por el Padre Carboni. 
Confusión, mentira, desorden. La hora de las tinieblas.  
Carboni no se amedrenta. Vuelve a predicar en la Misa de 12 horas.  
Luego, el pedido de  declaración en la Policía. Sigue la detención del P. Carboni por 30 días, motivo: “haber causado desorden”  (Carta del P. Carboni a Mons. Copello).  
La feligresía conmovida e indignada. Las Hermanas Auxiliares Parroquiales de  Santa María doloridas por tamaña injusticia. Los sacerdotes de la Parroquia, consternados.
Un volante firmado: “Testigos – Somos más de 300 que vimos y oímos” es repartido para que se conozcan los hechos tal cual sucedieron. El Arzobispo, Pastor de esa Iglesia, calla. Hay silencio. Un silencio doloroso, ¿condenatorio también?
 Desde la cárcel, Carboni escribe a Mons. Copello, como Sacerdote, como hijo obediente y fiel. Explica los acontecimientos, y pide, y ruega una palabra de su Pastor. Porque él la necesita, porque los cristianos la necesitan, porque también sacerdotes más jóvenes la necesitan. En sus palabras se adivina el dolor, un cierto sentimiento de abandono; y una mirada de fe “ya que considero ganancia sufrir algo por Cristo y poder reparar por mis  pecados, por eso no he pedido ni pido nada para evadirme de estas molestias” (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: Mt 5,10-12

Qué situaciones de persecución identificamos  en nuestro tiempo

Oración comunitaria

Recordemos en oración las palabras de Mons. Jorge Novak  (Primer Obispo de Quilmes) recogidas de su Testamento:
“Ofrezco mi perdón. Dejo constancia de que me siento libre de todo rencor… Considero como un don eximio de la gracia haber vivido y actuado con esa soberana libertad que caracteriza a quien tiene el amor como única fuerza determinante.  Por eso ratifico mi ofrecimiento de perdón a quienes me han calumniado y perseguido, a quienes me han infamado en los medios de comunicación social, a quienes me han traicionado. Ruego por todos ellos, para que abandonen las vías de la mentira y el odio y experimenten la alegría y la paz de los hijos de Dios.” (Extractado del texto “Sacerdote Para Siempre” de Gloria Batalla)

Gesto
Tener actitudes de comprensión, acogida y cercanía con quienes sufren situaciones de persecución.


NOVENO MOMENTO -  LA PASCUA DE RODOLFO CARBONI

Su espíritu aguerrido hizo que viviera la enfermedad como varón justo. Herido en su cuerpo, por una grave dolencia, que lo llevó a varias intervenciones quirúrgicas, hizo de esta situación  un kairós, un tiempo de gracia y encuentro con el Dios a quien amaba.
Tenía conciencia de ser un pecador, conocía su debilidad y su límite. Quería aprovechar minuto a minuto la enfermedad que Dios le proponía, como espacio de purificación personal.
Estaba hondamente convencido de la Misericordia Divina. La había experimentado. Se había hecho instrumento de Ella en su vida sacerdotal.
Se siente abrazado por esa Misericordia. Siente su calor. Sabe que el Padre lo ama, le ha encomendado una misión, una tarea, aquí en la tierra. Y sabe que una Eternidad llena de una Ternura para Siempre lo espera, para colmar sus ansias, para fundir su fuego en el Fuego Eterno.
 Y la suya es una esperanza verdadera en medio del dolor.  Es la que le sigue dando frescura a su modo de ser; la que lo lleva a redactar su testamento, en el cual se vislumbra una auténtica austeridad sacerdotal; a dar las recomendaciones póstumas; a alentar a sus Sacerdotes a una entrega apasionada…; a sus Religiosas, a vivir en y por la Caridad; a recibir en el Sanatorio San José a sus feligreses y amigos; a buscar el momento para ser ungido por el Sacramento de la Unción
Es en esa situación, estando internado, que tuvo conocimiento de la aprobación de la Iglesia a la Congregación de las Hnas. Auxiliares Parroquiales de Santa María., la Obra. 
Carboni siente que ya es hora de partir. La morada terrena se derrumba, para dar paso a la verdadera. Todo se ha cumplido.
 La Capilla del Sanatorio San José fue testigo de sus últimas Misas, donde pronunció, con lo poco de fuerzas que le quedaban, esas oraciones que ponen eternidad en el tiempo.
 Manteniendo la conciencia hasta los últimos momentos, quedará en el misterio el instante grande y luminoso de su entrega final.
 El Padre Dios vino a buscarlo. Tomó a este hijo bienamado, y lo colmó para siempre. (Extractado de “Varón de Fuego”)

Texto Bíblico: Jn 11,25-26

Qué signos de vida  van floreciendo en la pequeñez, la donación, el dolor.

Oración comunitaria
Respondemos:
Aumenta nuestra esperanza
  • Para vivir desde una dimensión trascendente
  • Para animar a los hermanos y hermanas en las fatigas cotidianas
  • Para colaborar con los sacerdotes en la entrega por el Evangelio


Gesto
Colaborar en una acción solidaria y comunitaria, a favor de la vida.

Oración

Padre Rodolfo Carboni, Sacerdote de la Arquidiócesis de Buenos Aires, 
Fundador de una Congregación.

Hombre de temple, ardor y entusiasmo. 
Que se alza como una figura ejemplar del clero argentino, 
enmarcado en la contingencia histórica que le tocó vivir, 
avizorando un cambio en la Iglesia. 
Párroco de Alma, Cura hasta el final.

Sobre tu corazón incendiado deseamos reposar el nuestro, 
tantas veces entibiado por el temor, y el  poco amor.

En tu espíritu llameante queremos quemarnos; 
en tu fuego sagrado deseamos calentar aquellas brasas 
que se apagan en el  alma. 

Somos caminantes de un tiempo y de una historia ... 
Somos peregrinos sorprendidos ...

Las lámparas que tenemos encendidas, 
en espera de ese Gran Día, necesitan del aceite nuevo 
de tu ejemplo, de tu testimonio. 

Deseamos sigas caminando entre nosotros. 
Con ese paso firme, decidido, de apóstol convencido.

Necesitamos la cotidianidad de tu sacerdocio, 
en la configuración  con Jesús Sacerdote,  
derramada desde la misteriosa vertiente 
de la comunión de los santos.

A través del velo que nos pone el misterio de la Vida
es bueno que tu mirada de pastor nos llegue, 
nos inunde con resplandeciente ternura, 
para mantenernos en la esperanza confiada, 
y saborear, ya desde ahora, lo único necesario. 

Que el camino recorrido leyendo en el libro de tu corazón, 
en cuyo último secreto está la Cara de Dios, 
nos inunde con la luz que emana 
de ese Rostro Eterno y Amado.

Testigo. Amigo. Guía. Padre.

A ti, nuestra memoria agradecida.




jueves, 11 de mayo de 2017

domingo, 16 de abril de 2017

Pascua... "Darwin también la intuyó"

El futuro infinito llamado Dios
un Dios que es Dios de novedad
la infinita novedad de la evolución
evolución contra el status quo
que tanto quieren los banqueros.

"Dios": imperfecta concepción

como también lo es el electrón
sin que el electrón sea ilusión
La explicación del Holocausto:
que para crear dejó de ser Dios
Creación como kenosis (vaciamiento
de Dios) impotente ante Pinochet
              Y un Dios no antropomórfico
               pero con el que puedo platicar.

Mucho en común con los mamíferos

y mucho en común con el pez:
ojos iguales y el mismo hígado
               Mayor aún la unión en el embrión:
               cuadrúpedo y pez el mismo embrión
               aunque nosotros sin agallas después

La vida salió a tierra

y empezó a andar
peces resbalosos
apoyados en aletas
como muletas
                del límite acuático
                al aire ilimitado
al secarse una poza
se sobrevive
andando a otra poza
                y las aletas se hicieron patas

El gran misterio de la vida

tener todos el mismo origen
y que cuerpos tan diferentes
procedan de una sola célula
parientes todas las especies
                            de la orquídea a las lombrices
bacteria gradualmente dinosaurio
luego el dinosaurio se volvió ave
también nuestro ancestro molusco
Sólo hay un animal
En un universo cuántico no local
donde estamos interconectados
a pesar de distancias inmensas
Será la aniquilación
el final del universo?



la evolución nos une a todos
vivos y muertos
Lo que Darwin descubrió
               (el que venimos de una sola célula)
es que estamos entrelazados

SI UNO RESUCITA

RESUCITAN TODOS

Ernesto Cardenal
  

Ernesto Cardenal Martínez (Granada, Nicaragua, 20 de enero de 1925) es un poeta, sacerdote, teólogo, escritor, traductor, escultor y político nicaragüense de fama mundial, ante todo, por su obra poética, que le ha merecido varios premios internacionales.